Background Image

Historia de Soriano

Prehistoria

El hombre sorianense es el resultado de un largo periplo originado en América del Norte, desde la que diferentes grupos humanos fueron descendiendo hacia el Sur, atravesando todo el continente americano, debido, probablemente, a cambios climáticos que le impulsaron a buscar nuevas fuentes de alimento y ambientes mas favorables.

Se estima que los primeros grupos humanos llegaron a tierras de Soriano en el Pleistoceno Superior, en su última glaciación.

El arqueólogo Antonio Taddey propuso en 1979 una secuencia para el doblamiento primitivo del territorio nacional, dividiendo en etapas cronológicas las diversas oleadas de grupos humanos que arribaron a estas latitudes, trayendo cada una de ellas sus propios bagajes culturales y tecnológicos.

1. Recolectores/Cazadores Primarios: Poseían rudimentarios instrumentos líticos, tallados en grandes lascas y guijarros, conociéndosele a este tipo de industria como Catalanense.

La ausencia de proyectiles de punta lítica hace pensar en el uso de diferentes materiales, como hueso y madera, para sustituir la piedra, la cual requería de una manipulación más compleja.

Los yacimientos encontrados en el departamento de Artigas, en la zona del arroyo catalán Chico, han permitido datar a estos primeros pobladores entre unos 11.000 y 10.000 años de antigüedad.

En Soriano ha quedado confirmado el paso de estos grupos tras los hallazgos de diversos útiles, pertenecientes a estos hombres, en las costas del arroyo Perico Flaco, en la zona de Cololó.

2. Agricultores primitivos: la estimación sobre la práctica de una agricultura incipiente por parte de estos individuos, se basa en ciertas características presentes en varias herramientas líticas que se han hallado. El arqueólogo Marcelo Bórmida denominó a esta industria “Cuareimense”, al haberse encontrado importantes yacimientos arqueológicos a orillas del río Cuareim, los cuales han permitido datar a este grupo entre los 7000 y 6000 años de antigüedad.

3. Cazadores Superiores: Con una antigüedad de entre 7000 y 5000 años, estos pueblos basaron en la caza su estilo de vida y supervivencia. Entre su industria lítica se destaca la producción de venablos, dardos y jabalinas arrojadizas, con cabos de madera y puntas de piedra, lanceoladas y foliaceas.

Existe la opinión de que una buena parte de las puntas pedunculadas y con aletas, de tamaño mas o menos grande, encontradas en todo el territorio nacional, hallan sido utilizadas como proyectiles arrojadizos por estos grupos de cazadores.

4. Nuevos Cazadores Superiores: Arribaron a nuestro territorio hace unos 3600 o 3500 años atrás, portando una cultura notablemente avanzada, si se le compara con los grupos que le precedieron.

Su acervo tecnológico estaba compuesto por arcos y flechas, rematadas estas con aletas semisalientes, posiblemente de menores dimensiones y peso que las utilizadas por grupos anteriores. También produjeron boleadoras y proyectiles para ondas, morteros de molino, rompecabezas, y unos curiosos conjuntos de piedras, de los que se desconoce su función.

A estos nuevos cazadores se les ha dividido, para su estudio, en diferentes estratos culturales.

I. Estrato: Compuesto por cazadores con una tecnología semejante a la de los pueblos europeos del Pleistoceno Superior, distinguiéndose entre sus útiles: boleadoras de rudimentario pulido, flechas escotadas o pedunculadas, punzones, raspadores, morteros y buriles.

II. Estrato: mas conocidos como Cultura Sambanquí, o remanentes Sambanquianos según denominación de Ignacio Muños. Estos pueblos se originaron en el sur de Brasil, e ingresaron al actual territorio uruguayo a trabes del litoral atlántico, desplazándose por el mismo de Este a Oeste, recorriendo el litoral platense y el bajo río Uruguay, pudiendo haber llegado hasta la desembocadura del río Negro.

Su desarrollada técnica del pulido es la principal característica de su industria lítica, constituida esta por una gran variedad de elementos que utilizaban e su diario vivir: itaizás, especie de mezcla de hacha y masa, constituido por piedras circulares, muy bien pulidas, con un orificio central para el cabo y borde afilado. A estos se le suman rompecabezas de varias puntas, piedras lenticulares para ondas, rompecocos, bastones reticulares realizados en piedra y esmeradamente trabajados con figuras geométricas, de unos 20 o 30 cms. Pero lo más característico de estos pueblos son las figuras líticas zoomorfas y antropomorfas, de los cuales se han obtenido algunos ejemplares en el territorio nacional, aunque su origen es aun dudoso, principalmente debido al hecho de estar realizados en un tipo de roca inexistente en el territorio.

El mas destacado de estos es el denominado Antropolito de Mercedes, hallado a 5km de esta ciudad en 1891, siendo el único de forma humana encontrado en Uruguay.

III. Estrato: Considerados en algunos casos como los antecesores de los Charrúas, los pueblos correspondientes a este estrato alcanzaron la Banda Oriental a trabes de las bajantes del río Uruguay.

Por similitudes culturales se les ha vinculado racialmente con los grupos patagónicos.

Su reracionamiento con los pueblos radicados en la zona fue grande, permitiéndole perfeccionar y ampliar sus útiles con las tecnologías sambanquies, del mismo modo que dominaron el arte de la cerámica por influencia de los grupos litoraleños.

Se estima que estos individuos se deslazaron por todo el territorio nacional, debido a la presencia de diferentes útiles y objetos pertenecientes a estos grupos.

5. Pueblos Ceramistas: Habitaron las costas del Uruguay y el litoral del Plata, preferentemente en arenales ubicados en rincones formados por ríos y arroyos. Lugares resguardados y fáciles de defender, además de propicios para ser usados como “puertos”, pues de estima que estos hombres fueron hábiles canoeros.

Investigaciones recientes sostienen que desde hace 4000 años se realizaban cerámicas en la región. No obstante, las tradiciones ceramistas más aceptadas son de origen reciente:

I. Cultura Entrerriana: Estaba constituida por grupos de cazadores y pescadores, habitando el territorio hace unos 2500 años atrás, perdurando, en algunos puntos del país, hasta la llegada de los europeos.

Entre sus cerámicas son típicos los recipientes globulares o subglobulares, con un predominio de los motivos decorativos de puntos e incisiones (zig-zag, grescas, etc.)

II. Ribereños Plásticos: se desarrollaron a principios de la Era Cristiana, y presentaron una cultura muy a la de los entrerrianos, con los cuales se vincularon y convivieron hasta la época conquistadora.

En la alfarería, además de los modelos utilizados ya en la Cultura Entrerriana, produjeron otros con forma de campana (campaniformes), destacándose la esmerada decoración, consistente en surcos rítmicos, detalles en pintura bicroma, como también estilizadas figuras de aves.

III. Tradición Tupí-Guaraní: las oleadas de estos hombres fueron el resultado de las expansiones tardías de las poblaciones selváticas Tupí-Guaraníes.

Entre su cerámica se destacan las piezas corrugadas, ungulicadas y pellizcadas, e incluso con motivos pintados, elementos que figuran muchas veces en urnas funerarias características de estos grupos.

El artículo está en desarrollo

Tags
X