Background Image

Casa Marfetán – Museo Regional de Villa Soriano

Emplazado en una antigua casona colonial de finales del siglo XVIII, el Museo Marfetán es de las instituciones más significativas para el pueblo de Villa Soriano.

Con un variado acervo que abarca desde instrumentos y cerámica indígena, elementos gauchescos, piezas paleontológicas, documentos históricos originales y colecciones numismáticas, hasta singulares curiosidades locales que en su tiempo supieron ser parte de la vida cotidiana del pueblo. Entre estas, se destaca un antiguo ladrillo notoriamente marcado con una huella de puma!

Pero además de su estupendo muestrario propio de un Museo Regional, el Marfetán destaca simplemente por su edificio, considerado por muchos como una verdadera joya arquitectónica.

Originariamente, la casa perteneció a un acaudalado estanciero español de la zona, Juan Bautista de Mendoza, quien la enviara construir en la segunda mitad del siglo XVIII como residencia familiar. Y fue en ese momento que se levantó el sobrio edificio, sustentado sobre esbeltas paredes de ladrillo, mientras que el techo lo hacia sobre no menos esbeltos tirantes de palmera paraguaya.

Como era típico en la estructura de la casa colonial, el edificio se construyó alrededor de un patio de ladrillo, con portón hacia su lado S, y coronado en su centro por un histórico aljibe, por el cual, según cuenta la leyenda, se ingresaba a un sistema de túneles que conducían a la Iglesia del pueblo, desembocando debajo de su altar.

Desde el patio, además, podemos tener acceso a otra de las sorpresas que esconde la casa: la cocina.

En una época en que la vida familiar giraba en gran parte alrededor de la cocina, la de la Casa Marfetán no podía ser menos que soberbia. Destaca en primer plano el espacio para fogones y el enorme horno, todo de ladrillo, cuya elegante chimenea se puede apreciar desde la parte trasera del Museo Marfetán.

Y porqué el nombre de Marfetán? Pues se debió a las nupcias de la hija de Juan Bautista de Mendoza con un francés de apellido Marfetán, pasando el lugar a ser habitado desde entonces por la familia Marfetán – Mendoza, y que, con el tiempo, pasaría a conocérsele simplemente como “Casa Marfetán”.

Actualmente el edificio contiene el Museo Regional de Villa Soriano y la Biblioteca del pueblo, para lo cual fue donado por el descendiente de los dueños originales, el Cnel. Carlos Alberto Marfetán, luego de reconstruir la casa en el año 1978, que tras casi un siglo de abandono, había sufrido serios daños.

Pero hoy día, gracias al altruismo de este coterráneo, y a todos los vecinos de la villa que donaron gran parte de los elementos que se exhiben, el Museo Marfetán constituye uno de los puntos imperdibles para quien visite el pueblo más antiguo del Uruguay: Villa Santo Domingo Soriano.

Horarios: de Lunes a Domingos de 11 a 17 horas Entrada: Gratuita

Dirección: Ituizaingó y Lavalleja

X