Background Image

Palmar, un destino natural

Surgido con la represa hidroeléctrica Constitución, entre 1977 y 1982, Pueblo Palmar es hoy día un destino efervescente, ideal para el descanso, el ecoturismo, y la pesca.

Emplazado a la orilla del embalse, y rodeado de una naturaleza prodigiosa, el centro urbano se levanta entre la ruta 55 y el lago, al cual se adentra a través de una península, que otrora constituyera un cerro, y que hoy alberga el Parador Municipal.

De sus aproximadamente 500 habitantes, la mayoría pertenece al ámbito laboral municipal, prestadores de servicios, o de UTE, a los que se le suman algunos privilegiados, beneficiarios de las licitaciones de viviendas que en los últimos años efectuara la Intendencia de Soriano.

palmar peninsula

Un punto destacado de la localidad es la central hidroeléctrica, la más reciente del Uruguay, habiendo durado su construcción 5 años, desde 1977 hasta 1982.

Se ubica sobre el río Negro, a unos 155 kms de su desembocadura, sobre el denominado Paso del Palmar. Las dimensiones de su presa la convierten en una de las más grandes del país: 37 mts. de altura y 200 mts. de ancho; al igual que de la mayor potencia de las existentes sobre el río Negro: 330 MVA.

La obra constituyó uno de los más grandes emprendimientos que se han realizado en el departamento, y la cual trajo grandes cambios para la zona.

La creación de su dique contenedor necesitó de la expropiación de 420 previos privados, pero el cambio mas drástico fue experimentado por los pobladores del pueblo Andresito, al que se tuvo que trasladar por completo al punto que actualmente ocupa, en el departamento de Flores. Cuando el nivel del lago baja, se puede apreciar algunos restos de lo que fueran las edificaciones del poblado. Pero éste no fue el único que pasó a reposar al fondo lacustre. Montes nativos, el Palmar de Mújica (donde el 15 de junio de 1838, el Gral. Rivera, frente a un ejercito revolucionario, venciera al Presidente Oribe); cascos de estancia como “La Palma”, parte del parque Bartolomé Hidalgo, entre otros, corrieron la misma suerte.

Pero el principal atractivo lo constituye el lago de Palmar. En sus casi 30.000 hectáreas de superficie se pueden realizar múltiples actividades, desde paseos en bote y deportes náuticos, hasta magnificas jornadas de pesca.

Y es esta última, concretamente, la que se lleva los laureles. En el lago podremos obtener diversas piezas, como mochuelos, bagres, mojarras, pejerreyes y dientudos. Esta actividad, dependiendo de la especie que se busque y la técnica que se emplee, podrá ser realizada desde la costa o embarcados, para lo cual Palmar cuenta con varias rampas para colocar las embarcaciones en el agua.

Mientras que del otro lado de la represa, río abajo, se podrán obtener diversas especies de peces, tanto de escama como de piel; destacándose principalmente el “tigre de los ríos”, trofeo deseado por cualquier pescador: el Dorado.

Para cualquiera de las formas que se elijan, Palmar asegura una relajante y fructífera jornada de pesca, posibilitando, además, la degustación de lo que se halla obtenido.

Con solo mirar su entorno, podrá comprobar que Pueblo Palmar convive en simbiosis con la naturaleza, la cual ha dotado a estos parajes de hermosos sitios, donde se podrán disfrutar, mediante una serie de circuitos ecoturísticos, de varios tipos de montes nativos, así como de una singular avifauna; todo esto de la mano de jóvenes guías de la zona.

Sea cual fuera la actividad que halla elegido, al finalizar el día, podrá encontrar en Palmar una buena oferta de alojamientos en el Hotel Municipal y las cabañas que se alquilan al publico; mientras que el Parador, además de una sabrosa y generosa gastronomía, le presenta el perfecto punto de encuentro donde disfrutar con amigos e intercambiar las anécdotas del día.