Background Image

Cardona y su Posta y Pulpería de la Lata Vieja

Emblema de la ciudad de Cardona, es de las ultimas sobrevivientes de su tipo en el país (la otra es la del Chuy).

Testigo viviente de una época pionera del país, supo ser un punto inevitable para diligencias, comerciantes, correos y viajeros en general.

Ubicada en el punto mismo de intersección de las rutas que unían Mercedes con San José, y Rosario con Durazno, el origen de la Posta y Pulpería de la Lata Vieja comienza en el año 1841, cuando el escocés Diego McEntyre construyera el casco de la estancia El Perdido, nombre que a su vez se extendería para toda la zona. Pero la Lata Vieja comienza a servir como posta de diligencias y pulpería recién a partir de 1860, año en que el Estado firma el primer contrato de Postas, adjudicándosele los servicios para las zonas al Sur del río Negro a la Compañía de Mensajerías Orientales.

Su principal función era servir de lugar de descanso para las diligencias que recorrían el país comunicando las pequeñas localidades que, en plena etapa de inmigración, surgían por doquier, ofreciendo servicios de fonda y alojamiento a los chasques, mayorales (dirigentes las diligencias) y usuarios de la misma, además de punto de relevo de las cabalgaduras.

A todo esto se le sumaba la actividad propia de las pulperías, algo así como grandes almacenes de campaña, que además eran el centro social y cultural de la población criolla. Así se podía adquirir los más variados productos para la vida cotidiana, al igual que consumir bebidas alcohólicas, y disfrutar, con una guitarreada de fondo, de alguna partida de truco o de taba. Entre alguna que otra riña de por medio.

Con su estructura en herradura y aljibe al centro, típico conjunto edilicio de la campaña, alberga en la actualidad una de las sociedades criollas mas activas del país, y un interesante museo regional. En este podremos apreciar colecciones de monedas antiguas de diversas nacionalidades, múltiples objetos con características de la cultura inglesa: monturas, sombrillas, y hasta una vieja Biblia en ingles. Armas típicas de la Revolución de las Lanzas, antiguos libros contables,  objetos de las tareas rurales como marcas de ganado y tijeras de esquilar, pero sobre todo, muchas fotografías.

No obstante, hay dos elementos que se destacan en la exhibición: el carro con el cual se efectuaba el encendido de los faroles del pueblo, y un Pabellón Nacional manchado de la sangre del caudillo blanco Aparicio Saravia.

Y si se pregunta el porqué de la denominación “La Lata”, la responsabilidad recae sobre el paisanaje de la época, llamándola así a causa del techado del edificio a base de chapas de zinc, elemento innovador en la zona y que deslumbraba a la distancia con la luz del sol.

Realmente un lugar que merece la pena visitarlo en el “Portal de Soriano”, Cardona.

Coordinar visitas por el tel.: 4536 9690.     Dirección: Ruta 57 y Lavalleja.