Background Image

Actividades en el río Negro

La navegación del río Negro es una experiencia inigualable para cualquier piloto, siendo considerado como la “perla de los destinos fluviales” de estas latitudes.

El hecho de recorrer su sinuoso trayecto a través de aguas transparentes es todo un placer en si mismo, pero las posibilidades que ofrece el “Hum”son muchas mas y sobrepasan cualquier expectativa.

Una de ellas, inevitablemente, es la pesca.

Durante todo el año, el río Negro ofrece distintas variedades de peces que aseguran una fructífera jornada de pesca desde la comodidad de la embarcación.

Algunas de las especies mas destacadas, según la temporada, son el pejerrey, tararira, dorado, bagre, boga, y el surubí.

Embarcaciones auxiliares o de pequeño calado permitirán incursionar en espectaculares rincones del río, y apreciar una naturaleza más pura y en plena actividad. Más de 20 cursos menores, entre arroyos y cañadas, así como pequeñas lagunas y remansos, conforman un escenario perfecto para explorar y adentrarse en la aventura.

Pero también el monte ribereño ofrece hermosos lugares para practicar Treaking y recorrer senderos naturales abiertos por la fauna autóctona; al igual que explorar y reconocer la prolifera flora nativa, repleta de especies medicinales.

Si de lo contrario desea algo más calmo y sosegado, de seguro encontrará esa opción en alguna de las tranquilas y extensas playas de finas arenas doradas que perlan las costas del río Negro. Una caminata por sus orillas, con el susurro de las olas acompañando cada paso que se da, conforma un paseo incomparable.

Mientras que la avifauna del lugar presenta tal variedad de espacies, que constituye en si misma un verdadero atractivo para los amantes del avistamiento de aves.

De especial abundancia son las especies canoras, pero también se pueden apreciar en toda navegación varios tipos de zancudas (como las cigüeñas y garzas moras), bigua, martín pescador, patos, y hasta cisnes de cuello negro si se coincide con la temporada en que visitan estas zonas del país; por lo que unos vinoculares y una guía de reconocimiento de aves son elementos que no pueden faltar en el equipaje de su embarcación.

Arqueólogo por un día!

La excelente posición geográfica de las islas del río Negro, así como su abundancia en caza, pesca y elementos naturales, permitieron que hace siglos también los pueblos indígenas que habitaron esta zona (especialmente los chanaes) las eligieran como lugar de asentamiento.

Es por ello que inclusive hoy en día es frecuente tropezar en alguna tranquila caminata por la playa con restos de cerámica, instrumentos líticos u otros elementos de procedencia indígena. En este aspecto, son celebres los paraderos de las islas Vizcaíno e Infante.

Si tiene la alegría de toparse con alguna de estas piezas no olvide hacer algún pequeño registro sobre el sitio del hallazgo y sus características, y luego de la clásica e ineludible foto al mejor estilo Indiana Jones, podrá entregarla a alguno de los Museos de Soriano para ser exhibidas, y compartir así el valor patrimonial de su hallazgo con toda la población local y otros visitantes.

Campamentismo

Todas las playas del río Negro son de uso público, por lo que tranquilamente se podrá instalar allí un campamento y pasar una noche en plena naturaleza, rodeando una fogata a pura camaradería. Pero elija un sitio adecuado para encender el fuego, sin exponer el resto de la vegetación. Igual cuidado se aconseja a la hora de apagarlo, procurando no dejar ninguna brasa que pueda ser origen de un incendio forestal.

Safaris fotográficos

Acérquese con cuidado, al acecho…, sitúe la presa con la mira, apunte… y… FLASH!

Una actividad un tanto peligrosa para su recorrido por el río Negro, pues de momento que tome una cámara fotográfica en sus manos, difícilmente pueda dejar de disparar con ella. Y es que cada puesta de sol, cada ave, cada playa o cada paisaje es más espectacular que el anterior, y digno de se inmortalizado en una fotografía.

Cicloturismo

Por supuesto que esto no es para practicar en el río… pero sí constituye la bicicleta un excelente medio de locomoción con el cual visitar a su tiempo los interesantes atractivos de la histórica Villa Santo Domingo Soriano, una población fundada en 1624; o inclusive recorrer la hermosa rambla de Mercedes y proseguir hasta el famoso Castillo Mauá siguiendo el camino que surca el arroyo Dacá. Una excelente forma de conocer las bonitas poblaciones que surcan el río Negro, tranquilamente, y haciendo un poco de saludable ejercicio.

Deportes náuticos

Aquellos amantes del Jet Sky o Sky acuático, del optimist, laser o de la tabla, de seguro encontrarán en el río Negro un buen escenario para la practica de estos deportes, por lo que el navegante que prepare su embarcación con los equipos necesarios tendrá una buena dosis de diversión y adrenalina asegurada.

Un buen baño…

Ya se ha mencionado la excelencia de las playas del río Negro: amplias, de finas y doradas arenas, limpias, desiertas… Si a esto le súmanos la optima calidad de sus aguas; una buena jornada de baño, playa y sol se hace prácticamente mas que obligatoria.

Lectura

Durante su trayecto se presentarán muchas oportunidades de plena paz y tranquilidad, ideales para retomar el libro abandonado, aquél que desde hacia tiempo deseaba leer, o simplemente disfrutar con una lectura rápida y desestresante.

Y si llega a haber emprendido el viaje sin haberse equipado con unos cuantos libros, tranquilo…, tanto en Mercedes como Villa Soriano podrá encontrar Bibliotecas Publicas donde retirar algún ejemplar, u obtener alguno de los mejores betsellers de momento y todas las novedades literarias en alguna de las librerías de Mercedes.

En fin, el río Negro presenta tantas actividades y opciones de esparcimiento como las que su imaginación pueda dar cabida.

Atención!

Recuerde que al navegar por el río negro, esta ingresando a un ecosistema natural con una gran biodiversidad, siendo hogar de distintas especies de animales y aves, alguna de ella de carácter endémico; por lo que le rogamos sea respetuoso con el ambiente y no deprede los recursos naturales.

Tenga especial cuidado con la recolección de los residuos de todo tipo que genere, los cuales podrá evacuar en alguna de las poblaciones locales.

Si enciende fuego, elija un lugar en que no corra riesgo la vegetación, y preste mucho cuidado al momento de apagarlo. Un descuido puede ser origen de la destrucción de amplias zonas verdes, así como con el hogar de cientos de especies animales y vegetales.

Si realiza tareas en el río de lavado de ropa y/o mantenimiento de su embarcación, procure no derramar en el agua componentes químicos (detergentes, aceite, comestible, etc), los cuales pueden causar serios problemas en los frágiles ciclos vitales que conforman el ecosistema.

Si colabora por mantener el río Negro natural, tranquilo, libre de residuos y con una vida silvestre abundante, estará asegurando que en su próxima visita lo encuentre de la misma forma que lo dejó, o aun mejor.